Fin y comienzo

El universo cabe en una célula


Daniel Salamone aportó el tema polémico de esta edición del TEDxCórdoba. ¿Clonación? Fuera de los fantasmas vestidos por la ciencia ficción, este veterinario contó de manera aplicada cómo el descubrimiento de las cualidades de las células está permitiendo -y puede permitir- corregir el impacto que el hombre genera en la naturaleza.


La protección y la cura de animales en vías de extinción, como el yaguareté. No se trata de construir otro yaguareté si no de generar por ejemplo los tejidos celulares para corregir una enfermedad. La clonación vino ¡al rescate!


«El secreto es que no hay secretos»


Dueña de una voluntad de metal, Vanesa Durán contó en sus 18 minutos de charla la historia de vida de una emprendedora. Con ese impulso, hoy promueve el trabajo de más de 20 mil personas. Es que generar riqueza es una tarea que puede hacerse trabajando en red, buscando las oportunidades y sabiendo aprovecharlas cuando es el momento. Y también bajo la mirada de que los resultados se comparten y generan inclusión y esperanza.


“Uno de mis orgullos más grandes es haber creado la Fundación Vanesa Durán”. A través de ella se trabaja en el empoderamiento de miles y miles de mujeres que mejoran su vida a través del trabajo. ¿Hay un secreto para lograr el éxito? Vanesa dice que “no hay secretos”, pero sí voluntad y ganas de superarse.


Y ya para el final…


Y la emoción estaba lista para soltarse… Juan de Battisti vino a traer risas y risas al auditorio. «¿Quién necesita tantos héroes de calzoncillos sobre la calza y orejitas de murciélago?» ¿Más héroes de los que ya habíamos escuchado a lo largo de la jornada TEDxCórdoba?

Los héroes estaban todos ahí, sentados en sus butacas, o mirando el TEDx por Youtube, siguiéndolo por Facebook y Twitter y por los portales de las radios, de los diarios, de los blogs.


La risa contagiosa preparó el clima para que luego subieran Los Cocineros, a llenar de música “este caldo de cultivo” de ideas y esperanza que fue esta nueva edición de TEDxCórdoba 2013.


Al ritmo de “palmas, palmas, palmas” el público se aflojó y soltó toda la alegría por la jornada compartida. Y de pie aplaudió y bailó al ritmo con el equipo de oradores y organizadores saludando desde el escenario. ¡Gracias y hasta la próxima!