Innovación en los sistemas educativos: un JueveX para seguir conectados

“Nos propusimos un objetivo, lograr que TEDx Córdoba deje de ser solo un evento que se realiza una vez, para continuar conectando ideas y personas durante todo el año”, explicó José González Ruzo, coordinador del área Juevex, en la apertura de la jornada que se realizó en el auditorio de ICDA y a la que asistieron más de 80 invitados.

A continuación se presentaron en exclusiva las charlas TEDx de Gabriela Bernardis y Norma Castagno, oradoras de la edición 2014.

Gabriela Bernardis, coach ontológica y asesora de escuelas libres, comenzó su disertación contando su experiencia como madre y su acompañamiento en una serie de decisiones sobre el camino educativo de su hijo. En el recorrido por escuelas públicas, privadas y hasta educación en el hogar, Gabriela se dio cuenta de que en lugar de cambiar de escuela, tenían que cambiar de educación.

En el cierre invitó a “romper filas para ver y encontrar otro espacio libre para los niños”.

Norma Castagno, directora del Instituto Fray Mamerto Esquiú de Villa del Dique, comentó que en su institución apuestan al diálogo y a un “sistema de créditos para mejorar las relaciones”. Comenzó su charla contando las historias de Juan y Juan Pablo, dos alumnos que viven la desmotivación que tienen los jóvenes en la actualidad. “Los créditos son para confiar en el chico, recuperar el valor de la confianza. Que los chicos empiecen la escuela con el 100% de nuestra credibilidad”, explicó.

En el cierre de su charla, Norma reflexionó: «¿Quiénes somos, los que nos erigimos en jueces tan estrictos del otro, quiénes somos para cerrar puertas?»

Al finalizar los videos, Juan Manuel Lucero, moderador del encuentro, invitó a los participantes de la mesa de debate a que expongan en 3 minutos cuáles fueron sus primeras impresiones y opiniones de cada charla.

Comenzó Marcela Farré, directora de Innovación y Modelo Académico Universidad Siglo 21, quien hizo una reflexión personal y contó que en su casa aplica ideas educativas similares a las que escuchó en las charlas. “La educación formal no acompaña la educación a la que yo apuesto intuitiva y reflexivamente. Me parece muy valiente y loable que hayan llegado a formalizar estos sistemas educativos”.

Le siguió AmandaScaglione, abogada y coordinadora de la Comisión de Educación y Cultura de equipos técnicos profesionales PRO Córdoba. Amanda afirmó que le impactó la proyección que puede llegar a tener el proyecto de Norma Castagno, no solo para chicos en el colegio sino también para adultos. La abogada sostuvo: “El problema que hay hoy es que las cabezas quedaron un poquito estructuradas y la educación no se adapta a los chicos”.

Por su parte, Fernanda Arévalo, coordinadora del proyecto ciudadanía Juvenil de Córdoba OAJNU, observó que el fortalecimiento de los vínculos tendría que aplicarse a muchos sistemas educativos hoy por hoy. Al mismo tiempo, rescató la idea de educación democrática, en la que los jóvenes empiecen a decidir qué quieren aprender y qué no, y que aprendan a defender posturas.

Luego fue el turno de Belén Rodríguez, responsable de Relaciones Institucionales de la Fundación Libre Andar, organización que genera actividades educativas y lúdicas para niños y adolescentes. Belén remarcó que se identificó muchísimo con ambas charlas y compartió la idea de dejar que los chicos sean libres. “Lo importante es no tener miedo, el desafío está y estamos en ese proceso”, cerró.

Finalmente dio su opinión Federico Cena, coordinador del grupo Reevo Córdoba, organización que promueve la educación alternativa y forma parte del equipo técnico de la Secretaría de Desarrollo Regional de la provincia de Córdoba. Federico invitó a todos los presentes a formar parte del espacio participativo y abierto que lleva adelante. Además, se mostró de acuerdo con las ideas centrales de las charlas de Gabriela y de Norma.

Debate entre especialistas

Una vez expuestas las opiniones de cada uno de los integrantes de la mesa, se generó un espacio de debate e intercambio entre ellos. Uno de los primeros temas que surgió fue el desafío de llevar estas ideas al ámbito universitario. Al respecto, Marcela Farré explicó que la apuesta es trabajar en relación con la práctica y con lo que el mundo de hoy está demandando. En ese sentido, remarcó que “el desafío es aprender a aprender, y los primeros que tienen que aprender eso son los docentes, ya que deben entender que el alumno de hoy es un nativo digital y deben adaptarse”.

En contraposición a esta idea, Federico opinó que debe ser muy difícil enseñar a gente que ya pasó 15 años escolarizada. Y se preguntó: “¿Por qué invertimos tanto en la universidad o en el colegio secundario e invertimos tan poco abajo? ¿Con quién dejamos a nuestros hijos cuando son chiquitos, qué hacemos con ellos?”.

Luego se generó una discusión en torno a quiénes son los “responsables” de las fallas en el sistema educativo. Norma comenzó diciendo: “Tenemos que ver a los que habitamos las instituciones como el problema, no a la institución en sí. Ya tenemos todas las instituciones armadas, hagamos que se muevan, hagamos que sean lo que necesitamos”.

En este sentido, Amanda opinó que mantener la atención de un grupo de chicos en el colegio es casi imposible. “Los chicos se aburren, no podés enseñarles lo mismo que les enseñabas a los abuelos de esos chicos. El método que estás usando los tiene que entretener”, resumió.

Sin embargo, Norma afirmó que el problema “no es solo que los chicos se aburren. Todos nos aburrimos. Los chicos no quieren ir a la escuela, los profes no quieren ir a la escuela, los directivos no quieren ir a la escuela. Tenemos que hacer algo”.

Para sumar a este debate, Fernanda explicó que las escuelas no son las únicas que tienen la culpa, mucho de esto viene desde la casa. Hay escuelas que emplean todos los métodos y no dan abasto. “Los chicos no se sienten escuchados, no se sienten con la atención puesta en ellos. Es un trabajo de minero hacer que los chicos avancen y se desarrollen”, cerró.

El público quiere preguntar

Cuando finalizó el debate, se abrió un espacio para que todos los asistentes hicieran preguntas y comentarios a los especialistas. Previamente, Juan Manuel Lucero pidió a los presentes que mencionaran cuáles fueron las ideas principales que les quedaron del debate.

Algunos de los conceptos que surgieron fueron: cambio, democracia, acompañamiento familiar, convicción, invertir desde abajo, no a la educación de abuelos, quiénes somos para juzgar, abrir espacios.

Una de las primeras preguntas fue para Gabriela Bernardis, a quien le consultaron cómo se conjuga la obligatoriedad escolar con el sistema de escuelas libres. Gabriela respondió: “Por ahora no estamos amparados por la ley, pero estamos trabajando con los demás padres en un proceso y pretendemos que se cumpla”.

Al respecto, Federico Cena agregó: “Ir todos los días a la escuela no es obligatorio, la escolarización es obligatoria. Los chicos pueden rendir un examen y acreditar conocimiento oficialmente”.

Otro interrogante que surgió tuvo que ver con la participación de los padres en la educación de sus hijos. Sobre este tema, Norma Castagno respondió: “El tema de los padres también es una mirada de una antigua escuela en la que había padres para convocar. Hoy hay nuevas familias y nuevas ausencias”.

Finalmente, a Gabriela Bernardis le preguntaron cuáles son las principales ventajas que se reflejan en los niños que atraviesan un proceso de educación libre. Gabriela afirmó: “El mayor beneficio que vi es la autogestión de los chicos, la capacidad de autocrítica, la capacidad de elegir, la capacidad de desarrollarse emocionalmente. Eso lleva a que sean chicos que pueden crear de otra manera”.

De este modo cerró una nueva edición de Juevex, un espacio pensado para seguir debatiendo sobre los temas principales abordados durante TEDx Córdoba; y para continuar conectando ideas y personas.