Gabriel es creador y director de “La Escuela Móvil”, un proyecto que trabaja con personas que están fuera del sistema educativo, en estado de extrema vulnerabilidad social. Seguidor de la teoría de las inteligencias múltiples, a partir de 2005 se propuso educar de una manera diferente: dar a los chicos la mayor cantidad de prácticas posibles y relacionar todos los conocimientos, donde nada es lo que parece: un karaoke es una lección de lengua; y un ajedrez, de geometría. Apoyado por su familia y luchador nato por un cambio, en 2010 fue nombrado por el Ministerio de Educación de la Provincia de Córdoba coordinador del Programa “Centro de Actividades Infantiles” (C.A.I.) en la Escuela Polo Godoy Rojo. «Quiero llevar la educación a cada esquina donde alguien quiera aprender”, sostiene.