Laura, profesora de educación inicial, es cordobesa, pero durante su infancia vivió en varios lugares del interior del país. Sin embargo, fue el noroeste argentino el lugar que más vivencias y huellas le dejó, las mismas que luego se vieron reflejadas en su escritura. Su interés por la literatura infantil se hizo más fuerte al participar en el Centro de Difusión e Investigación de Literatura Infantil y Juvenil (CEDILIJ) en el año 2000. La pasión que vuelca en cada uno de sus trabajos la llevó a recibir numerosos premios: dos veces el SM Barco de Vapor, en 2005 por la novela Encuentro con Flo y en 2011 por El rastro de la serpiente. Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños 2015 otorgado por la Fundación para las Letras Mexicanas y el Fondo de Cultura Económica (FCE) por el poemario Ema y el silencio. Además, tres de sus libros fueron seleccionados “Destacados de ALIJA”.

Desde siempre ha tenido un especial amor por los libros y las historias, la poesía es su pasión. En un viaje al interior, nos propone un encuentro irresistible y nos enseña cómo vivir con la poesía, diciéndole que sí. Para ella, la poesía (sin distinción de edad) tiene el mismo efecto en el cuerpo que la música: hay un saber hacer primordial, solo hay que confiar en ello y dejarse llevar.