Silvina trabaja en el Instituto de Investigaciones Psicológicas (IIPsi) del Conicet y Universidad Nacional de Córdoba. Desde el 2003 dirige el Equipo de Psicología Política, y ha sido por dos períodos consecutivos elegida como secretaria general de la Asociación Ibero-latinoamericana de Psicología Política (AILPP).

Si bien no todos pensamos lo mismo sobre asuntos políticos, los procesos de pensamiento son bastante parecidos: en general, todas las personas recurrimos a atajos cognitivos para simplificar la realidad política y tomar decisiones. A partir de diversos estudios desde la Psicología Política, Silvina nos muestra cómo la ideología política y las emociones intervienen en estos procesos cotidianos produciendo sesgos. Por eso, las ideas de que todo pensamiento político es racional o que podemos permanecer al margen de la política, no resultan razonables.